Resulta fundamental realizar el mantenimiento de ascensores en Terrassa para poder garantizar una seguridad general.

La comodidad que aporta en el día a día un ascensor y el uso tan continuado que se hace del mismo requieren un mantenimiento de ascensores en Terrassa que haga que su funcionamiento tan imprescindible en nuestra rutina no suponga ningún problema.

Como es sabido por todos, la incursión del ascensor supuso una revolución. Hoy día es impensable subir a un tercer piso sin hacer uso de este. Pero, pese a todo lo que podemos creer, el ascensor es un invento mucho más antiguo de lo que a priori podría parecer.

Desde la primera civilización, el uso de algún instrumento que pudiese transportar a personas o cosas se hacía más que necesario para la eficiencia en el trabajo. Como quizá alguno haya comprobado a través del cine, ya en el Coliseo romano los gladiadores y los animales accedían a la arena a través de un elevador.

El aumento del precio del suelo hizo que, en vez de construir a lo largo de una parcela, se construyese a hacia lo alto de la misma. De esta manera, se recrecían unas plantas sobre otras a un precio más asequible. Lógicamente, de este modo el acceder a las distintas alturas se hacía más costoso. Fijándose en la técnica de transmisión a tornillo empezaron a darse los primeros pasos para alcanzar la idea del ascensor moderno que hoy conocemos.

Los primeros fueron de vapor, hasta que Baldwin en 1872 inventase el elevador hidráulico, que fue el sistema dominante en los edificios. Posteriormente, en 1904, empezaron a sustituirse los mencionados hidráulicos por los eléctricos. Encontraban un límite de altura muy elevado, lo que provocó la posibilidad de la creación de los famosos rascacielos.

Si buscas expertos profesionales en la materia, contacta con Central Ascensores y no te defraudaremos.