Es una duda que transmiten muchos usuarios a los expertos de una empresa de mantenimiento de ascensores en Terrassa: ¿cómo son los ascensores de un centro hospitalario? De estos elevadores salta a la vista que son diferentes a los de un edificio residencial, de ahí esta pregunta tan repetida.

Aunque los elevadores en un hospital tienen la misma función que el resto, tanto el mantenimiento de ascensores en Terrassa como su diseño es diferente. En primer lugar, cabe destacar que el uso de los mismos es variado (pacientes, personal del hospital y visitantes), por lo que su diseño tiene en cuenta el público que se mueve dentro de él. La seguridad, el confort y la eficacia son sumamente importantes, sobre todo en una zona con uso intensivo.

La dimensión de un ascensor en un centro sanitario es de 1,2 metros por 2,1 como mínimo. Asimismo, la carga mínima debe ser de 1050 kilos. Por otro lado, el ascensor debe seguir en marcha durante una hora (como mínimo) con una fuente de energía propia en el caso de que exista un corte del suministro eléctrico.

Un elevador en una zona hospitalaria debe ser accesible para todo tipo de personas, sin obstáculos y con gran rapidez (60 segundos a lo sumo desde la planta más baja a la más alta). Además, debe contar con un servicio de emergencia 24 horas, alarmas, luces de emergencia y un mantenimiento exhaustivo.

La comodidad es vital. Es importante que no produzca ruidos y que el cambio entre las plantas se produzca de la forma más suave posible. Por último, destacar que la higiene es imprescindible: las labores de limpieza y desinfección son extremadamente importantes, pero más allá de limpiar el ascensor, existen otras soluciones como impermeabilizaciones del foso del elevador o la incorporación de sistemas de ventilación.

En Central Ascensores te explicamos cómo son los elevadores de un hospital.